¿Hay acosadores ocultos en tu salón de clases?Cómo reconocer cuando necesitas ayuda

Las investigaciones muestran que solo entre el 20 y el 30 por ciento de los estudiantes que son intimidados se lo cuentan a un adulto.

Presentado por Hazleden Publishing para educadores

Cuando entras a la Escuela Primaria Clear Springs en Minnetonka, Minnesota, lo primero que ves es una pancarta que dice: No intimido a la gente. Haré todo lo posible para ayudar a los estudiantes que están siendo intimidados. Trataré de incluir a todos los estudiantes. Si sé que alguien está siendo acosado, se lo diré a los adultos en casa y en la escuela. La pancarta es el primer vistazo del visitante al programa de prevención del acoso iSTAND Up.

Después de meses de capacitación y planificación, en enero de 2011, Clear Springs Elementary lanzó iSTAND Up. El director Curt Carpenter dijo que no era un problema específico sino una medida de precaución. «Si la intimidación ocurrió una vez, fue un problema», dijo Carpenter.

Lo aterrador es que los números muestran que es posible que ni siquiera sepas que el acoso está sucediendo frente a tus propias narices. Sí, incluso el abuso sistémico descrito en nuestro primer artículo puede pasar desapercibido, especialmente cuando ocurre en Instagram o fuera del campus. Las investigaciones muestran que solo entre el 20 % y el 30 % de los estudiantes que son acosados ​​se lo cuentan a un adulto (www.nobullying.com).

Entonces, ¿cómo sabes si hay un problema de intimidación en tu escuela? Hablamos con un grupo de educadores y expertos en acoso escolar sobre cómo reconocer las señales de que la cultura escolar está en riesgo.

Cuidado con las burlas del profesor.

Cuando la directora y experta en intervención contra el acoso, Karen Siris, Ed.D., pidió a los maestros que reflexionaran sobre sus actitudes hacia los estudiantes, descubrió que los maestros se sentían acosados ​​tanto como los demás estudiantes. Los maestros comparten una opinión similar cuando acusan a los estudiantes de ser desagradables o nerds. Además, los alumnos imitan la actitud positiva o negativa del profesor. Si un maestro comunica una actitud negativa hacia un niño, otros estudiantes seguirán su ejemplo.

Es posible que no piense que se está comunicando negativamente con sus alumnos, pero incluso las bromas o las bromas alegres pueden revelar lo que realmente está pensando, especialmente con los niños que ya están siendo atacados por sus compañeros. Escuche atentamente cómo habla de sus alumnos y cómo sus colegas están haciendo lo mismo. Si te has pasado de la raya demasiado por el simple hecho de ser gracioso, puede que sea el momento de actuar.

Evaluar las habilidades socioemocionales

El acoso prospera cuando las habilidades socioemocionales se descomponen o simplemente no existen. Para averiguar si hay bullying en el aula, analice cómo sus alumnos (o no pueden) manejan los conflictos, la frustración o el fracaso, y cómo se defienden a sí mismos. Por ejemplo, ¿qué sucede cuando entregas una tarea que un estudiante no hizo bien? ¿Cómo les va a sus estudiantes en los pasillos, el patio de recreo y la cafetería? ¿Cómo actúan para los maestros suplentes? Estas son buenas medidas de sus habilidades socioemocionales y le muestran qué áreas necesitan trabajar.

Considere a toda la comunidad

Cuando Jim Dillon, autor de «Reinventar la prevención del acoso escolar para comunidades escolares más fuertes», se desempeñó como director de una escuela primaria, notó que incluso cuando los estudiantes se comportaban como una comunidad respetada en la escuela, no se podía convertir en un autobús escolar. Los autobuses se han convertido en lo que Dillon llama «el señor de las moscas sobre ruedas», donde los niños mayores torturan a los niños más pequeños si se aventuran a subirse a la parte trasera del autobús.

Los autobuses, los parques infantiles e Internet son lugares obvios para buscar signos de agresión social, al igual que los centros comerciales, los parques y los restaurantes cercanos. Esté atento a lo que sucede fuera de la escuela y podrá cambiar la cultura escolar para mejor cuando sea necesario.

3 señales de que tu escuela necesita un programa contra el acoso escolar

Cuándo buscar ayuda profesional

Desarrollar una cultura escolar que elimine el acoso lleva tiempo (a menudo años) y, a veces, se necesita ayuda profesional. Aquí hay tres señales de que es posible que deba invertir en un programa antiacoso escolar o en un plan de estudios socioemocional para toda la escuela.

comunicación inconsistente

Eche un vistazo objetivo a cómo se comunica con los estudiantes, especialmente con aquellos que lo frustran o lo molestan. Si te escuchas a ti mismo (o a otro profesor de tu escuela) hacer comentarios despectivos sobre un alumno o alumna, aunque sea en forma de broma, es momento de intervenir.

Los estudiantes luchan con las habilidades sociales.

Cuando un estudiante lucha con un problema, grande o pequeño, puede resolverse a través de la intimidación. Si ha notado que los estudiantes se frustran con facilidad y no manejan bien la frustración o las emociones negativas, una clase socioemocional podría ser el siguiente paso.

los niños están excluidos

Observe a los estudiantes durante el almuerzo, el trabajo en grupo y el recreo. ¿Los niños son tolerantes? ¿Se aseguraron de que todos en el grupo estuvieran involucrados? ¿O son exclusivos? ¿Ignoran o excluyen activamente a sus compañeros menos populares? Cuanta más exclusión vea, más útil será su programa contra el acoso escolar.

¿El bullying es un problema en tu escuela? Obtenga ayuda con los recursos de Hazelden Publishing for Educators.También puede obtener ideas de otros educadores de las siguientes maneras Siga la prevención del acoso en Twitter.

Este sitio web es tan solo de índole informativo. muchos de los artículos son recopilación de información de internet.

(Visited 6 times, 1 visits today)